Noticias

La desintegración energética regional
05/12/2007

La integración energética de la región es una política de sentido común que potencia el objetivo de integración económica. Hoy, sin embargo, el concepto de integración energética aparece enfrentado al de seguridad de suministro asociado con políticas de autarquía y autoabastecimiento. Por este camino, la región terminará resignando una ventaja comparativa y dependiendo de un aprovisionamiento energético más caro e inseguro. En la cumbre energética que tuvo lugar en Medellín, Colombia (27 al 30 de noviembre del corriente año), y que congregó a los máximos organismos sectoriales de la Latinoamérica (OLADE, CIER, FIER), quedó en claro que la vocación integradora de años atrás volvió a reducirse a los clásicos eufemismos retóricos del pasado y a algunos intercambios eléctricos de emergencia entre países basados en déficit o superávit ocasionales. El paradigma de los mercados regionales de energía (mercados mayoristas de petróleo y derivados, de gas natural y de electricidad) sucumbió, para dar lugar a un nuevo paradigma, sin metas ni plazos, donde tendrán prioridad potenciales swaps (intercambios) que utilicen infraestructura existente y se funden en normativa contractual ad hoc. Ya nadie habló de una agenda de convergencia regulatoria con objetivos graduales hacia la integración de los mercados energéticos, y tampoco despertó entusiasmo la propuesta de mínima articulación regulatoria en torno de tratados marcos a los que quedaría afectada la infraestructura de nuevos activos regionales (aún cuando cada país preserva su autonomía regulatoria). Los antecedentes de cortes de gas de Argentina a Chile, la nacionalización boliviana de activos brasileños, la frustrada utilización de la capacidad de interconexión eléctrica entre Argentina y Brasil, y otros episodios menos evidentes pero también traumáticos para las reglas acordadas, han obrado como disparadores de suspicacia para gobiernos e inversores. Como consecuencia, el suministro de energía que pueda provenir de la región ha dejado de ser confiable. Los países con recursos energéticos ahora privilegian el mercado doméstico en desmedro de cualquier compromiso de oferta a la región. Los países sin recursos energéticos prefieren proveedores de otras latitudes a las interconexiones físicas que los hagan dependientes de la discreción de las políticas de turno en la vecindad regional. En estas condiciones, es imposible trazar una diagonal que permita arbitrar la tensión existente entre el principio de prioridad del abastecimiento doméstico y el principio de garantizar el suministro regional comprometido. Los mecanismos de alerta temprana para prevenir cortes al suministro regional, y el sometimiento de las partes a instancias acordadas de resolución de controversias, pueden contribuir a fijar mínimos consensos cuando prevalece la confianza en los beneficios mutuos de la integración. Pero cuando la ideología termina enfrentando la política de integración energética con la política de suministro energético seguro, ya no hay terreno para mínimas reglas comunes que viabilicen el negocio y permitan el financiamiento de las obras. Con mucho tiempo y financiamiento estatal sólo podrá concretarse alguno que otro emprendimiento binacional. Ni hablar de los megaproyectos, que en vez de abonar la estrategia integradora, alimentarán las páginas del realismo mágico latinoamericano. Habrá que afirmarlo una vez más: existiendo complementariedad de recursos en la región, y redes de interconexión (algunas existentes y otras potenciales), la integración energética es el camino más idóneo para satisfacer las necesidades de energía de nuestros pueblos al mínimo costo. Pero también es el medio más idóneo para garantizar un suministro seguro. La vulnerabilidad de cada país se reduce cuando funciona el reaseguro colectivo que ofrece la verdadera integración. Toca a aquellos líderes regionales con vocación de estadistas rescatar la integración energética en el marco del relanzamiento de la integración económica.

 

Fuente: El Cronista

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.