Noticias

Crece la tendencia mundial del bajo consumo de energía
02/12/2007

Desde que se conoce cuáles serán los efectos del calentamiento global, muy pocos ignoran que el pronóstico del clima es bastante oscuro.

Sequías donde había cultivos, agua donde se pisaba playa, tierra donde encandilaban las capas de hielo. Y ciudades con microclimas poco amigables para la salud humana. Frente a ese panorama, ya son varias las capitales del mundo que se suman a una "cruzada" para mitigar los efectos del cambio climático. Promueven el ahorro de energía, lanzan planes para que los paneles solares pueblen las terrazas de los edificios y hasta amenazan con multas severas para quienes superen los cupos de emisión permitidos de gases contaminantes como el dióxido de carbono.

En Buenos Aires todavía no se tomaron medidas tan drásticas como en Sydney, Autralia. Esa ciudad se convirtió en uno de los ejemplos más emblemáticos de esta tendencia mundial. La clásica postal que mostraba el edificio de la Opera muy iluminado ahora perdió gran parte de su brillo. Se redujeron prácticamente en un 90 por ciento los focos de iluminación que decoraban sus contornos.

En Suecia, el poblado de Vaxjo, a las orillas de un lago, rodeado de árboles y con 78 mil habitantes, es otro puntal. Allí son ecológicos de la primera hora, no esperaron a que Al Gore se convirtiera en el inesperado adalid contra el calentamiento global. Desde 1996 no usan combustibles fósiles. Y ahora, a los ojos de otras ciudades europeas, se erigieron en una especie de meca para científicos, políticos y empresarios provenientes de Corea del Norte o de los Estados Unidos. Según la agencia de noticias AP, sus planes de racionalización de energía les permitieron reducir las emisiones de gases contaminantes en un 30 por ciento en estos últimos años.

Estas medidas parecen, en parte, una respuesta a las amenazas que se anunciaron esta semana. Uno de los pronósticos más nefastos augura que 46 países y 2.700 personas corren el riesgo de estar involucrados en conflictos armados debido a las consecuencias del cambio climático. La desestabilización política es otro fantasma que acecha, y podría llegar a afectar a 1.200 millones de habitantes de este planeta.

Los datos fueron presentados por el grupo de paz Alerta Internacional, cuyos peores anuncios corresponden para Africa, Asia y América del Sur. "El cambio climático agravará la tendencia al conflicto violento, que a su vez arrojará como resultado comunidades más pobres y menos capaces para enfrentar las consecuencias del calentamiento global", señala textualmente el informe.

En Bogotá buscan ampliar las sendas para los ciclistas; en Barcelona promueven las instalación de paneles solares en edificios para usarlos como fuente de energía alternativa. En Londres, el uso de las bicicletas es cada vez más acentuado. Cada semana se suman más comunidades a la tendencia de contaminar menos. "Y eso que en la actualidad no son muchas las ciudades que conocen su nivel de contaminación, por eso es muy difícil fijar metas", comentó Simon Reddy, encargado del proyecto C40, una red mundial de ciudades para intercambiar ideas sobre la lucha contra el calentamiento global. Una lucha que recién empieza.

 

Fuente: Clarín

Copyright: 2007 - Afinidadelectrica.com. Contacto: . Diseño y Desarrollo Web: Centraldev. Alojado en Dreamhost.